Cambio climático y efecto invernadero | Tragusino

Vivimos en un mundo rodeados de información y bombardeados de noticias de forma constante, ya sea por televisión, periódicos o redes sociales.

Una de las cosas sobre la que todos habremos oído hablar alguna vez, es el cambio climático y el deterioro de nuestro planeta.

Pero, ¿por qué es importante pararnos a pensar un segundo en este tema? ¿de qué se trata exactamente esto que tanto intentan comunicarnos?

Pues bien, el cambio climático es algo que nos afecta a todos, tanto directa como indirectamente, y para explicar exactamente en qué consiste y en todas las consecuencias que este conlleva debemos de empezar por el principio: el agujero en nuestra capa de ozono.

El ozono es una sustancia cuya molécula está formada por tres átomos de oxígeno, se encuentra de manera natural en la estratosfera formando lo que se denomina la capa de ozono y su función es proteger la Tierra de los rayos ultravioleta (UV) procedentes del sol.  Este ozono se ve en peligro desde hace décadas, como consecuencia de unas sustancias contaminantes denominadas compuestos clorofluorocarbonados (CFC) y otras sustancias que contienen elementos como el Bromo. Los primeros compuestos proceden de la industria que los utiliza como método de refrigeración, también se generan debido al uso de aire acondicionado, espumas limpiadoras de metales y componentes electrónicos; mientras que los segundos son usados para extinguir fuegos, para equipos militares, motores de aeronaves espaciales (aviones) y usos agrícolas como fumigante.  Estos gases que se generan de forma artificial en la atmósfera, son transportados por el viento hasta la estratosfera y una vez allí, debido a los rayo UV se convierten en gases halógenos reactivos que reaccionan con el ozono destruyéndolo.

Sumando que en la atmósfera está entrando más radiación ultravioleta debido a este agujero, de la que naturalmente debería llegar, a esto se añade los gases de efecto invernadero presentes en la troposfera, como consecuencia de las industrias, medios de transporte, incendios, combustión de combustibles fósiles, etc… con todo esto obtenemos lo que denominamos calentamiento global.

Los gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, metano o vapor de agua se emiten tanto en procesos naturales como generados por el hombre. Estos gases son necesarios para que exista la vida; sin embargo, las actividades humanas han aumentado de manera considerable la cantidad de estos gases, haciendo incrementar la temperatura promedio, lo cual tiene efectos graves en el clima.

Estos dos hechos son los precursores del calentamiento global, el cual provocará el actual cambio climático.

El cambio climático está dando lugar a efectos que ponen en riesgo la supervivencia de los seres vivos y también de nosotros mismos, provocando por ejemplo: que los incendios forestales sean más frecuentes y peligrosos,  la contaminación térmica de ríos y mares (aumentando su temperatura y disminuyendo en consecuencia, el oxígeno que necesitan los seres acuáticos para vivir), favorece la invasión de especies de latitudes más cálidas (algo que la fauna Mediterránea está sufriendo, siendo invadida por especies africanas o de América del sur), alteración de las rutas de las aves migratorias y el derretimiento de los polos.

Y, ¿qué podemos hacer nosotros como ciudadanos respecto a este tema? ¿qué está en nuestra mano para colaborar a que este efecto sea menor? El cambio climático es algo que afecta a todo el planeta, no entiende de países ni fronteras, además, de que el clima determina nuestras condiciones de vida, la alimentación, las actividades económicas y de ocio. Por tanto, podemos dar ejemplo utilizando menos el transporte privado y usando el público, ahorrando agua, disfrutando de calefacción o el aire acondicionado solo cuando sea necesario, y respetando nuestro entorno; haciendo eco de que, si el ser humano es el “animal con inteligencia” debemos cuidar nuestro planeta Tierra, ya que éste es nuestro único hogar, y es el que nos ofrece todos los campos para poder vivir y disfrutar de grandes experiencias y actividades, debemos de estar agradecidos por todos los recursos, momentos y lugares que nos ofrece.

Lucía Beamonte Valcare & TRAGUSINO

5 Comentarios

Enviar Comentario
  1. Anda!! No tenía ni idea de que los gases de efecto invernadero son buenos, ya que los medios de comunicación comentan que son malos, pero ahora que he leído esto, ya sé que son necesarios para la vida. Me ha gustado mucho el post 😀

  2. Enhorabuena por el post, muy bien explicado, breve y conciso, para que incluso las personas que como yo no están muy metidas en estos temas pueda entenderlo con facilidad. Cuidemos lo que nos rodea y así podremos disfrutarlo más y mejor!

  3. Me ha encantado este post, super bien explicado y de una manera sencilla que puede entender cualquiera. Felicitaciones a la autora😀!!

  4. Se agradecen posts de este tipo, hace falta un poquito más de conciencia con todo lo que esta pasando, choques de realidad para que la gente abra los ojos y actue. Gracias por estas palabras, son estupendas!!!

Enviar un Comentario